URUGUAY: NO TODOS LOS QUE ESTUDIAN PARA SER MARINO, PUEDEN SERLO

Autor: Lic. Carlos de Arrascaeta

El 6 de Julio de 2009 el Poder Ejecutivo de Uruguay promulgó el Decreto N° 311/2009, sustitutivo del Decreto N° 19/2003 del 17 de Enero de 2003 que reglamentaba la Ley N° 16.345 del 19 de Marzo de 1993 referida al «Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar» (STCW).

Según el Considerando I) el espíritu de la norma es “establecer parámetros que faciliten el acceso, adecuación y eventual reconversión de la Gente de Mar a los diversos mercados laborales armonizando los títulos nacionales existentes, con los compromisos y estándares asumidos internacionalmente por nuestro país” mientras que el Considerando II) indica que “…las modificaciones gestionadas son consecuencia del consenso alcanzado entre las partes participantes, a saber: Ministerio de Educación y Cultura (señor Director de Educación), Consejo de Educación Técnico Profesional de la Administración Nacional de Educación Pública (señor Director de la Escuela Técnica Marítima), Ministerio de Defensa Nacional (señor Consejero de Institutos Militares) y Armada Nacional (señores Director General de Personal Naval y Director de la Escuela Naval)…”.

Está claro que, si bien la norma es promovida por el Comando General de la Armada, hubo una participación de todos los organismos vinculados a la Formación y Educación Marítima, incluso el Consejo de Educación Técnico Profesional de la Administración Nacional de Educación Pública a través de la Escuela Técnica Marítima (hoy Escuela Técnica Superior Marítima).

Días atrás mantuvimos comunicación con Sergio Colo, Vicepresidente del Sindicato Único de Patrones de Pesca del Uruguay, Tráfico y Cabotaje del Uruguay (SUDEPPU TC) quien nos comentaba sobre la gran preocupación que existe a nivel de los Patrones de Pesca y de Cabotaje del Uruguay dado que sus Patentes no son reconocidas como parte del «Convenio Internacional sobre Normas de Formación, Titulación y Guardia para la Gente de Mar» (STCW) y, por ende, no pueden embarcarse en buques de tercera bandera pese a cumplir con planes de estudio de 5 años (como los correspondientes al Curso Técnico Terciario de Náutica y Pesca que se dicta a nivel de la Universidad del Trabajo del Uruguay – UTU).

“…En buen romance, los Patrones de Cabotaje y Pesca quedan en la categoría de marineros mejorados…” nos decía Sergio Colo, al comentarnos la respuesta dada por las autoridades ante su reclamo quien, además considera, que no se cumple con el Considerando I) del Decreto N° 311/2009.

En Diciembre de 2011 desde el Sindicato se presentó, ante la Dirección de Educación del Ministerio de Educación y Cultura (MEC) y para que se tramite ante los organismos competentes, un escrito donde se planteaban las limitaciones que, producto del Decreto N° 311/2009, tenían los patrones egresados de le Escuela Técnica Marítima de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) “….dichas  limitaciones desacreditan a los egresados de UTU, desconociendo la formación profesional y su actividad profesional hasta el momento…”  lo que genera una “…reducción de las fuentes laborales que trae aparejado el desempleo de un importante conjunto de ciudadanos restringiendo, además, las potestades de desarrollo y trascendencia personal fomentadas por el Estado…” y logrando con ello un objetivo totalmente opuesto a lo indicado en el Considerando I) de la referida norma.

La razón es sencilla “…el Decreto N° 311/2009 no considera que en Uruguay los Patrones son registrados como Oficiales de Cubierta por parte de la Autoridad Marítima…”.

A su vez, el escrito en consideración, cuestionaba el hecho de que la formación dictada por la Escuela Técnica Superior Marítima (UTU) es menoscabada por la norma que promulgada a iniciativa del Comando de la Armada Nacional y por la que se le otorgaban mayores reconocimientos y beneficios a la Escuela Naval (ESNAL) dependiente del propio Comando General de la Armada (COMAR) donde, luego, es la Prefectura Nacional Naval (PNN) – también dependiente del mismo Comando – quien otorga las Patentes.

En tal sentido en el año 2011 los Patrones de Cabotaje y Pesca de Uruguay egresados de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) reclamaban una equiparación con los títulos que emite la Escuela Naval para el personal de la Marina Mercante dado que “…los Egresados de la Escuela Técnico Superior Marítima (UTU)  no deberían ser, de forma alguna, marinos de segundo orden, deben de tener los mismos derechos y posibilidades que los demás, con la única limitación que determina el libre albedrío de cada persona…”.

Se menciona, asimismo, el hecho de que en la Escuela Naval (ESNAL) se han realizado cursos cortos para equiparar y transformar, por ejemplo, radio telegrafistas – que sólo tenían experiencia en comunicaciones – a Segundos Oficiales Mercantes siendo a destacar que muchos de esos radiotelegrafistas eran personal de la propia Armada Nacional.

“…Un patrón de cabotaje o de altura egresado de la Escuela Técnica Marítima tiene 14 materias específicas con 3 a 5 años de duración para ser Oficial de Puente y también tiene que presentar una carpeta de ejercicios de navegación evaluados por los docentes y la Prefectura, más la experiencia al mando… En la actualidad los patrones egresados de Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) con el Decreto N° 311/2009 se encuentran por debajo de los radiotelegrafistas reciclados…”.

El 22 de Julio de 2020, por Expediente N° 1.907/2020, el Sindicato de Patrones presentó un nuevo expediente ante la Dirección de Educación del Ministerio de Educación y Cultura (MEC), como parte de la Unidad Coordinadora de Educación Marítima, donde solicitaba – nuevamente – la equiparación en los títulos de gente de mar para los Patrones egresados de la Escuela Técnica Superior Marítima y podríamos agregar, también, a los egresados de la Escuela de Reparaciones y Construcciones Navales y Anexos – ERCNA (pese a que muchos quieren ignorarla tal como se nos manifestara, días atrás, desde la propia UTU).

En esta oportunidad se solicitaba que se “…instrumente un mecanismo de solicitud individual y de acuerdo a su foja de servicios para que cada patrón pueda acceder a un nivel superior para el cual está habilitado, tomando en cuenta lo que sucedió en el ámbito marítimo, y se considere su formación y experiencia…”.

Sin lugar a dudas que el pedido del Sindicato no parece nada alocado ni extravagante… se trata – ni más de menos – del derecho a homologar su profesión y avanzar en ella.

Lo más interesante surge de la respuesta que en el mes de Diciembre de 2020 brindó la Armada Nacional a través de la Prefectura Nacional Naval (PNN) donde – del informe de la División de Registro de Personal de la Marina Mercante y la Asesoría Letrada y tras un largo, extenso, detallado y profesional análisis de la situación planteada con relación a lo dispuesto en el Decreto N° 386/1989 y modificativos así como con el Decreto N° 311/2009 – se desprende que a los Patrones de Cabotaje le corresponde obtener el título ya que “…es el centro de formación más la experiencia a bordo y los cargos desempeñados, contados en días de embarque. Cuando ambos requisitos se cumplen… recién el interesado es acreedor de dicha habilitación…” agregando que “…no existe ninguna disposición que establezca que se debe asentar en la Libreta de Embarque de los Patrones de Cabotaje una regla STCW…” e incluso que “…es importante aclarar que en Uruguay no hay un curso montado específico para otorgar un Título de Competencia II/3…”.

En efecto, el Certificado de Competencia se otorga tras el cumplimiento de determinados requisitos, que el propio Convenio STCW específica y exige, pero dichos requisitos no son solamente para la Gente de Mar sino para los Centros de Formación donde estos estudian y se preparan. Es bueno subrayar lo que expresa el expediente “…sus estudiantes están atados a todas las condicionantes que reúne el Centro de Formación y a las exigencias que éste debe cumplir para poder titular como STCW a sus alumnos…”.

Respecto de dichas exigencias, previstas en la Columna 1 del Cuadro A–II/3 y en la Sección A–VIII/2 del Código, las mismas están contempladas tanto en los planes de estudio como en las planificaciones docentes de los Cursos de Formación que se dictan en el Curso Técnico Terciario de Náutica y Pesca de la Escuela Técnica Superior Marítima de la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) y de la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos (ERCNA).

El informe de la Armada Nacional establece que “…si bien la ETSM tiene cursos montados y estaría titulando STCW, éstos títulos solamente corresponden… a Terceros Oficiales de Máquinas y Primeros Oficiales y Jefes de Máquinas, pero no así para oficiales de Cubierta y Puente…”.

Se reconoce, entonces, que el único Centro de Formación en condiciones de montar esos cursos es la Escuela Naval (ESNAL) donde se sugiere que se dicten cursos de apoyo y exámenes para titulación así como la posibilidad de “…montar un nuevo curso para titular II/3” y “…pensar en la equivalencia o equiparación de aquellos Patrones de Cabotaje…”.

A modo de resumen, el informe indica en su Numeral 2 que “…sería importante el diseño de un Curso STCW Regla II/3…” y, en su Numeral 4, “…que se pueda obtener la titulación II/3 también por el mecanismo de las equivalencias mencionados en el Artículo 5° del Decreto N° 311/2009 como se hace para la Titulación II/1…”.

Analizando el reclamo de los Patrones de Cabotaje, y los expedientes en nuestro poder, no quedan dudas de que hay mucho por hacer y, por el momento, no parece avanzarse mucho dado que los únicos que vienen reclamando son los Patrones del Sindicato Único de Patrones de Pesca del Uruguay, Tráfico y Cabotaje del Uruguay (SUDEPPU).

Pero lo más llamativo surge tanto de dicho reclamo como de la excelente explicación jurídica que brinda el entonces Jefe de la División de Registro de Personal de la Marina Mercante, Capitán de Fragata (CP) Néstor Lemos, y que traduciremos en breves palabras: los alumnos tanto de la Escuela Técnica Superior Marítima de la Universidad del Trabajo del Uruguay como de la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos (ERCNA) no podrán acceder a ser oficiales de cubierta STCW ni poder embarcarse en buques de ultramar, quedando limitados a los buques de la Matrícula de Cabotaje y de Pesca.

Es ese sentido el informe de la División de Registro de Personal de la Marina Mercante es elocuente “…sus estudiantes están atados a todas las condicionantes que reúne el Centro de Formación y a las exigencias que éste debe cumplir para poder titular como STCW a sus alumnos…”.

No nos llama la atención nada de esto, de hecho lo venimos diciendo desde hace ya mucho tiempo. Lo que sí nos llama la atención, aunque somos conscientes que cada vez menos, es el hecho de que, desde Julio del año 2009 (en que se promulgó el Decreto N° 311/2009) a Marzo de 2020, han pasado más de 10 años… ¡y nada se ha modificado!

Tal vez el informe de la División Registro de Personal de la Marina Mercante podo ser duro – e incluso un balde de agua fría – pero es un buen golpe de realidad, una realidad que muchos desean ocultar y otros prefieren ignorar.

La solución entendemos no es la que propone dicha División en el Numeral 3 de su Resumen donde se propone un Curso STCW Regla II/3, el mecanismo de las equivalencias o un curso que “…sea montado en la Escuela Naval…”.

Es la propia Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) quien debería brindar la solución… Corrigiendo, adecuando y diseñando estrategias y programas adecuados para que quienes estudian en sus centros de formación (la Escuela Técnica Superior Marítima y la Escuela de Reparaciones, Construcciones Navales y Anexos, ERCNA) puedan acceder, desde los mismos, a los títulos con que sueñan y aspiran desde su primer día de asistencia a los salones de estudio.

Tal vez se debería convocar a profesionales del sector – que tengan amplio, completo y absoluto dominio de las normas del Derecho Internacional Marítimo así un como conocimiento real y concreto de lo que es la Formación de Gente de Mar – para que desarrollen tales estratégicas.

Asimismo dichos profesionales deberían tener una verdadera vocación para la formación de la Gente de Mar; dicha vocación será la que permita mirar 20 o 30 años hacia adelante… con los ojos de los alumnos.

No obstante, recordemos que el Curso Técnico Terciario dura 5 años por lo que si diseñamos algo pensando en los próximos 10 años, 5 de ellos no los podremos contar porque ya estarán en curso y este año 2020 también está en curso; es decir, pensando en los próximos 10 años… ¡Nos quedan sólo 4 años!.

Es buen momento para dejar de pensar en una formación basada en los años pasados, en tiempos que añoramos y que cada día quedan más lejos.

Es buen momento para diseñar la formación de cara al futuro y ello requiere que se defina – claramente – hasta donde queremos que lleguen nuestros muchachos y que, cuando se tomen decisiones respecto de sus cursos, se los vea como a nuestros hijos… Como si fueran nuestros propios hijos y lo que para ellos queremos.

Recordemos que a estos centros de formación también asisten adultos, personas con familia, con esposa e hijos, personas que luego de largas horas de trabajo viajan largas distancias para sentarse a estudiar añorando acceder a un futuro mejor. Ellos deben ser el faro que nos ayude a pensar si estamos dispuestos a hacer un esfuerzo similar.

La Pandemia, este receso en las actividades presenciales, es un buen momento para pensar inteligentemente. Esperemos, en breve, poder escribir que “…desde la Universidad del Trabajo del Uruguay (UTU) se ha comenzado a diseñar un nuevo Plan de Estudios para la Formación de los Patrones y futuros Oficiales Mercantes en Uruguay: Un equipo multidisciplinario integrado por profesionales de vasta experiencia en derecho marítimo, navegación de ultramar, navegación de cabotaje, navegación en la Hidrovía Paraguay – Paraná y varias otras áreas, ha sido convocado para atender la realidad de los distintos Títulos que se expiden en los Centros de Formación de la UTU y para que, a partir de la obtención de los mismos, sea posible acceder a más y mejores puestos de trabajo. Asimismo se han dado pasos importantes tales como el reconocimiento de ERCNA como Centro de Formación, dotándola de los medios y recursos para la formación de Patrones de Tráfico, Cabotaje e Hidrovía, un importante avance para que la ETSM y la ERCNA puedan complementarse en la formación de Patrones de Pesca y que sus títulos sean reconocidos como Títulos STCW…”.

Sabemos que puede ser una utopía pero nos permitimos soñarlo ya que nos negamos a seguir pensando lo que a las claras queda expuesto: en Uruguay, no todos los que estudian para ser marino, pueden acceder a serlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí