REFLEXIONES SOBRE LOS DESAFIOS EN MATERIA DE TRANSPORTE FLUVIAL Y LA LOGISTA REGIONAL

Autor: Juan Carlos Muñoz Menna

Es difícil ser originales luego de un año tan complicado como el que dejado atrás hace ya casi 80 días, donde los escenarios de entremezclaban, los abordajes a los mismos eran variados, exitosos, complicados y criticados. En ese contexto iniciamos este 2021, tal vez con más esperanzas y expectativas que la habitual atendiendo lo vivido por cada uno de nosotros.

Permítanme entonces, no mirar mucho para atrás y si tratar de hacer una exposición muy acotada de cómo estoy pergeñando este año nuevo y las particularidades que desde mi punto de vista tiene cada zona o región geográfica.

Sin dudas no podemos soslayar que, a más de la situación sanitaria, a los que estamos en este negocio nos pegó fuerte y duro un estiaje comparable sólo con registros de 50 o 60 años atrás que sumaron armoniosamente a un caos inimaginable.

No obstante, pudimos, los transportistas fluviales paraguayos, cumplir con nuestros compromisos de transporte de la exportación paraguaya, en más tiempo, con menos eficiencia en el uso de nuestras bodegas, más, así las cosas, lo hicimos. El impacto económico para muchas empresas ha sido realmente importante.

Arrancamos este 2021 con buenas noticias en relación a la producción agrícola y muy en especial en lo que refiere a nuestro principal producto de exportación: la Soja, que a más de encontrar condiciones de siembra muy amigables en la época justa, nos sorprendió con muy buenos precios en el primer día de bolsa del año, generando reacciones y expectativas muy positivas en los productores paraguayos.

No menos importante fueron las noticias en relación al maíz y al arroz, un muy buen desempeño en la ampliación de los mercados para la carne vacuna y la constante ampliación de los mercados para la carne porcina y aviar.

La importación de bienes de capital y productos de consumo, están a las resultas de condiciones de reactivación económica, muy especialmente de los principales mercados regionales de Brasil y Argentina, que a pesar de sus dificultades propias siguen marcando pautas de consumo y natural incidencia en la economía regional.

¿Sera un año bueno, tendremos buenas condiciones de navegación?

Por ahora vemos situaciones auspiciosas que hacen suponer que así será, y hago votos sinceros para que así se presente todo, más no por ello debemos dejar de estar atentos a la evolución del clima, los mercados y, por sobre todas las cosas, una relación intrarregional de cooperación amigable y pragmática…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí