LOS RÍOS DE LA CUENCA DEL PLATA: SITUACIÓN Y PERSPECTIVAS A INICIOS DE NOVIEMBRE

Autor: Lic. Jorge López Laborde

Como ya es costumbre del Boletín Informativo Marítimo, presentamos la situación climatológica e hidrológica previa (Octubre) para los principales ríos de la Cuenca del Plata – los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay – considerando, a tales efectos, los informes publicados por la Subgerencia de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico (SIyAH) del Instituto Nacional del Agua (INA) de la República Argentina y las previsiones para el próximo trimestre presentadas en el informe mensual sobre “Posibles Escenarios Hidrológicos en la Cuenca del Plata” durante el período Noviembre, 2021 – Enero, 2022 que, bajo la autoría de Juan Borús, Leandro Giordano, Maximiliano Vita Sánchez, Víctor Núñez, Guillermo Contreras y Andrea Pereira, también son publicadas por dicho Sistema de Información y Alerta.

De acuerdo a éste último informe:

  • Durante el mes de Octubre “se vieron intensificadas las anomalías negativas de la temperatura superficial del mar (TSM) en la región del Pacífico Central” mientras que sobre la costa atlántica argentina se observaron, al igual que el mes anterior, “anomalías positivas”

Con respecto a la circulación, “se destacó un patrón estacionario de anomalías positivas sobre el Océano Atlántico lo que favoreció el flujo del Norte sobre el tramo medio – inferior del río Paraná” destacándose “el ingreso de un sistema de bajas presiones durante los primeros diez días del mes, lo cual favoreció la ocurrencia de precipitaciones abundantes sobre las cuencas altas de los ríos Paraná y Paraguay”.

  • Diversos modelos de pronóstico del fenómeno “El Niño – Oscilación Sur” muestran, para los próximos trimestres, “condiciones neutrales”.

En este contexto, la situación previa y las perspectivas hidrológicas resultan ser:

  • Para el río Paraguay:

En el mes de Octubre se produjo una “importante mejora de las lluvias durante la primera mitad” y “las anomalías positivas de lluvia dominaron toda la cuenca alta y media, con apartamientos del orden de 200 a 250 mm por sobre los valores promedio del período 1961 – 1990” lo que “compensó la falta de lluvias de los meses anteriores” reduciendo “sensiblemente el déficit hídrico de gran parte de la cuenca”.

En las nacientes y en el Pantanal los niveles se encontraron “en algunos casos, muy cerca de los mínimos históricos” y, por efecto de los excedentes de lluvias, “en la segunda mitad del mes comenzó la habitual recuperación estacional, acercando los niveles a la franja normal de oscilación”.

Por su parte, en el tramo paraguayo – brasileño el nivel en Bahía Negra y Concepción se mantuvo en gradual descenso en la primera parte del mes mientras que en Pilcomayo y Formosa comenzó a aumentar para luego culminar el mes con tendencia francamente descendente.

En consecuencia, para el trimestre Noviembre, 2021 – Enero, 2022 se espera que “en el tramo compartido del río se observen niveles persistentemente bajos, con mejoras temporarias de corto plazo”.

  • Para el río Paraná:

Durante la primera quincena de Octubre, “se produjeron lluvias significativas sobre la franja media de la alta cuenca” en Brasil por lo que “mejoraron sensiblemente la condición general de los suelos y el aporte total de caudal a algunos embalses de la mitad Norte de esa región” y “el caudal entrante al embalse de Itaipú alcanzó un máximo del orden de 11.000 m3/s” (que no se observaba desde la crecida del último verano).

Luego, durante la segunda quincena, “las lluvias mermaron marcadamente” por lo que “persiste la situación de sequía extraordinaria y bajante asociada en todos los cursos de la alta cuenca” y dicho escenario “se ubica aún entre los más graves de la historia registrada”.

En el tramo argentino – paraguayo “se presentaron lluvias, acorde a la época del año, con montos más significativos durante la primera quincena” y “el aporte en ruta al tramo fue aumentando levemente conforme se iba desarrollando el mes” (aunque estabilizándose al finalizar el mismo); de esa forma “se mantiene en valores muy acotados” y, dada la perspectiva climática, “no se espera un cambio en la situación” y se “descarta una mejora sensible en el corto plazo”.

En cuanto al tramo argentino, “la suma de aportes de los ríos Paraná y Paraguay, por sus bajos valores, revela la condición de sequía generalizada de la mitad Norte de la Cuenca del Plata” y “la tendencia climática regional define un escenario hídrico inferior a lo normal” (por lo menos hasta fines de Diciembre del corriente año); en consecuencia, “persiste la posibilidad de que en Noviembre continúen descendiendo los niveles”.

  • Para el río Uruguay:

Durante el mes de Septiembre “se observó el predominio de anomalías positivas de precipitación sobre el sector medio y terminal de la cuenca alta y el sector superior del tramo medio superior… asociadas a la ocurrencia de eventos precipitantes significativos, mientras en el resto de la cuenca predominaron las anomalías negativas” y “la recuperación sobre el almacenamiento en los embalses de la cuenca alta persistió durante la primera mitad del mes de Octubre, de modo tal que la erogación se mantuvo en ritmos normales para luego disminuir gradualmente hasta los valores actuales”.

Finalmente, “las previsiones climáticas señalan el predominio del escenario La Niña o Neutro” y “las previsiones numéricas indican el predominio de condiciones deficitarias durante la primera quincena del mes y mayor probabilidad de condiciones normales o levemente deficitarias hacia fin de mes”; en consecuencia, se prevé el predominio de “una tendencia de gradual descenso sobre el nivel y el caudal en los distintos tramos del río” (si bien pueden suceder algunos eventos precipitantes significativos).

EN SÍNTESIS, para el trimestre Noviembre, 2021 – Enero, 2022, de acuerdo al informe y los autores indicados:

  • Desde el punto de vista climatológico, “para las regiones de la cuenca del Paraná y Paraguay se espera un trimestre con condiciones NORMALES” mientras que para la cuenca del río Uruguay “se prevé un trimestre con condiciones DEFICITARIAS”.
  • Desde el punto de vista hidrológico, “la bajante del río Paraná, de características extraordinarias por su persistencia, seguirá siendo motivo de especial monitoreo” y la perspectiva al 31 de Enero de 2022 “no permite esperar un rápido retorno a la normalidad, con probabilidad de extenderse por el resto de este verano”.
  • En el río Paraguay se pronostican CONDICIONES NORMALES y AGUAS BAJAS con TENDENCIA DESCENDENTE PREDOMINANTE mientras que en la cuenca del río Paraná se espera un APORTE MUY REGULADO E INFERIOR AL NORMAL con CAUDAL PERSISTENTEMENTE BAJO y BAJANTE EXTRAORDINARIA en el tramo argentino del rio. Por su parte, para el río Uruguay se espera un GRADUAL DESCENSO (luego del repunte en valores mensuales ocurrido durante el mes de Octubre).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí