LOS RÍOS DE LA CUENCA DEL PLATA: SITUACIÓN Y PERSPECTIVAS A INICIOS DE MAYO

Autor: Lic. Jorge López Laborde

Como ya es costumbre del Boletín Informativo Marítimo, presentamos la situación de niveles previa (Abril) para los principales ríos de la Cuenca del Plata – los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay – considerando, a tales efectos, los informes semanales publicados por la Subgerencia de Sistemas de Información y Alerta Hidrológico (SIyAH) del Instituto Nacional del Agua (INA) de la República Argentina y las previsiones para el próximo trimestre, presentadas en el informe mensual sobre “Posibles Escenarios Hidrológicos en la Cuenca del Plata durante el período Mayo – Junio – Julio 2021” que, bajo la autoría de Juan Borús, Leandro Giordano, Maximiliano Vita Sánchez, Víctor Núñez, Guillermo Contreras y Andrea Pereira, también son publicadas por dicho Sistema de Información y Alerta.

De acuerdo a éste último informe:

  • Durante el mes de Abril:
    • “Las anomalías negativas de la temperatura superficial del mar (TSM) en la región del Pacífico central se vieron debilitadas respecto a los meses anteriores” situación que presenta “una transición a condiciones neutrales en la región del ENSO” habiéndose intensificado las anomalías cálidas en el Océano Atlántico. “En niveles altos de la atmósfera se destacaron anomalías negativas de presión sobre Sudamérica y Antártida… mientras que en niveles bajos hubo un predominio de anomalías positivas de altura geopotencial, lo cual inhibió las precipitaciones en gran parte de la Cuenca del Plata”.
    • Con respecto a las precipitaciones “se observaron leves anomalías negativas en el tramo superior del río Paraná, mientras que para el tramo medio – inferior las condiciones secas fueron más intensas. Para el Sur del litoral argentino y bajos sub – meridionales se observaron precipitaciones superiores a lo normal debido al avance de un sistema frontal que aportó abundantes lluvias. El Centro – Norte del litoral argentino y cuenca media – alta del río Uruguay presentaron lluvias inferiores a lo normal. Finalmente, el tramo superior del río Paraguay se caracterizó por eventos aislados que generaron, por tercer mes consecutivo, anomalías de precipitación por encima de lo normal; no así el tramo medio – inferior que presentó condiciones inferiores a lo normal.
    • Diversos modelos de pronósticos muestran, para los próximos trimestres, “condiciones neutrales”.

En este contexto, las perspectivas hidrológicas resultan ser:

  • Para el río Paraguay:

Durante el mes de Abril, sobre la alta cuenca del río predominaron anomalías positivas de lluvia (que no alcanzaron una magnitud suficiente como para modificar el escenario) mientras que el efecto de la carencia de lluvias sobre la cuenca media y baja fue marcado.

En las nacientes y el Pantanal, se registró una débil tendencia ascendente al principio del mes (sin superar el límite superior de las aguas bajas) y la evolución posterior llevó a un  escenario similar al observado en 2020.

Las perspectivas para el trimestre Mayo – Junio Julio indican que no es de esperar una mejora sensible por lo que, en el tramo compartido del río, los niveles registrarán una evolución similar a la observada en el mismo período del año 2020.

  • Para el río Paraná:

Durante el mes de Abril se registraron condiciones muy desfavorables, caracterizadas por una anomalía negativa de lluvias en toda la alta cuenca del Brasil; es así que se redujo el aporte de todos los afluentes y disminuyeron las reservas en los embalses observándose un escenario de escasez que, sumado a la perspectiva climática, define un cuadro de mayor gravedad que el registrado en el año 2020.

En cuanto al tramo argentino – paraguayo, continúa el escenario de déficit de precipitaciones sobre la cuenca de aporte directo contribuyendo al descenso de niveles y la disminución de caudales; en consecuencia, la actual bajante se asemeja a la observada en Mayo del año 2020. Adicionalmente, “de acuerdo a la información meteorológica se esperan eventos de lluvia inferiores a lo normal, por lo tanto, permanecerían valores por debajo de lo normal, agravándose la situación”.

En el tramo argentino “permanecieron anomalías negativas de precipitación y los niveles disminuyeron unos 0,75 m (promediando todas las secciones de control)” acentuándose “la condición de aguas bajas en todo el tramo” y manteniéndose los promedios “alrededor del 40% por debajo de lo normal”.

Es así que para el trimestre Mayo – Junio Julio se espera que persista la condición de aguas extremadamente bajas, “continuando con el ciclo seco iniciado en Marzo de 2020”.

  • Para el río Uruguay:

Durante el mes de Abril se observaron anomalías negativas sobre la cuenca alta y media y positivas o levemente positivas sobre la cuenca baja.

En cuanto a las previsiones climáticas, “el escenario más probable indica precipitaciones por debajo o próximas al promedio mensual durante el mes de Mayo. Luego, se espera que para el tramo medio superior y durante se alcancen los valores mínimos locales observados en los derrames de ingreso durante los últimos 6 meses (permanencias superiores al 95%)”.

Es así que para el trimestre Mayo – Junio Julio, “la perspectiva climática señala condiciones deficitarias sobre la cuenca alta y media y más bien normales sobre la cuenca baja”.

EN SÍNTESIS, para el trimestre Mayo – Junio – Julio, de acuerdo al informe y los autores oportunamente indicados:

  • Desde el punto de vista climatológico, “para las cuencas de los ríos Paraguay, Paraná y Uruguay se espera un trimestre con condiciones NORMALES a DEFICITARIAS.
  • Desde el punto de vista hidrológico: “el escenario registrado a la fecha es similar al registrado en el año 2020, con una tendencia climática desfavorable que podría agravar la situación durante el trimestre en consideración” ya que “los aportes de caudal desde la mitad Norte de la Cuenca del Plata continuarán siendo muy inferiores a los valores normales correspondientes a otoño / invierno”.
  • En los ríos Paraguay y Paraná los niveles mantendrían una evolución similar a la observada en el mismo período del año 2020 persistiendo, muy particularmente en el río Paraná, la condición de aguas extremadamente bajas. El río Uruguay se mantendría en fase recesiva o estable en valores de aguas bajas siendo lo más probable que, en el tramo medio inferior, predomine la tendencia al descenso de los niveles.

En cuanto a la situación actual del río Paraná la misma queda claramente ilustrada en las siguientes figuras tomadas de los “Gráficos de Situación” publicados diariamente por el Instituto Nacional del Agua (República Argentina) en el “Sistema de Alerta Hidrológico de la Cuenca del Plata” donde, además, también se publica – diariamente – el pronóstico de niveles para dicho río (presentamos a continuación el correspondiente al día 12 de Mayo del corriente):

La situación anteriormente ilustrada muestra una clara tendencia a la baja y ello ya fue motivo de preocupación, a fines de Abril, cuando desde Paraguay y en el marco del XV Encuentro Argentino de Transporte Fluvial, Juan Carlos Muños Menna, titular de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP) y vicepresidente del Centro de Armadores Fluviales y Marítimos del Paraguay (CAFyM), alertó sobre la bajante que sufría el tramo compartido entre Argentina y Paraguay comprendido entre la represa de Yaciretá y la confluencia con el río Paraguay.

También, desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) y en la reciente Edición N° 2001 de su Informativo Semanal, publicada el 7 de Mayo de 2021, Alfredo Sesé, Emilce Terré y Pablo Ybañez indican que “por tercer mes consecutivo, la altura promedio del río Paraná muestra una caída a la altura de Rosario. En lo que va de Mayo, el nivel medio del río en dicho nodo portuario fue de 0,93 m… acumulando una pérdida de 1,73 m respecto al promedio del mes de Febrero del corriente año” a lo cual agregan que “la media histórica para el mes es 3,40 m”.

En efecto, “con registros que datan del año 1884 a la fecha, la altura promedio del río Paraná para el mes de Mayo sólo tres veces en la historia estuvo por debajo del metro: en Mayo de 1968 (0,91 m), en Mayo de 2020 (0,51 m) y en los primeros seis días de Mayo del 2021 con 0,93 m de promedio”.

Lo anterior resalta la gravedad de la situación actual del río Paraná que, además, se suma a la bajante histórica registrada el año pasado en el río Paraguay.

Según los autores de dicho informe, “en los 22 meses que pasaron desde Agosto de 2019 un solo mes, en Febrero 2021, la altura promedio del río Paraná en Rosario superó la marca de 2,47 metros, el mínimo que exige por contrato Hidrovía SA para mantener la obligación de asegurar los 34 pies de calado” y, al presente, “se estima un calado efectivo de 31 pies” lo que implicaría “una pérdida de capacidad de carga de entre 4.500 y 5.500 toneladas por cada buque que se despacha desde la región; aproximadamente un 10% de su capacidad total” y dichas dificultades para embarcar en el nodo Sur santafesino “cobran particular importancia a la luz de la contribución que realiza a los embarques totales nacionales y la importancia estratégica de la Hidrovía Paraná – Paraguay para la vinculación comercial de Argentina con el mundo”.

Como ya lo indicáramos las perspectivas no son alentadoras y todo apunta hacia una agudización de la bajante a la que se suma la dificultad de mantener el caudal a través de descargas del sistema de embalses de la alta cuenca en territorio brasileño, ya que los reservorios allí emplazados se encuentran con bajos nivel de almacenamiento…

 

Fuente:

Borús, J.; Giordano, L.; Vita Sánchez, M.; Núñez, V.; Contreras, G. y Pereira, A. 2021. Posibles Escenarios Hidrológicos en la Cuenca del Plata durante el período Mayo – Junio – Julio 2021. Instituto Nacional del Agua, Argentina.

https://www.ina.gov.ar/alerta/index.php?seccion=4

Sesé, A.; Terré, E. y Ybañez, P. 2021. En plena cosecha gruesa, vuelve a preocupar la bajante del Río Paraná. Bolsa de Comercio de Rosario, Informativo Semanal, Año XXXIX – N° Edición 2001 –  07 de Mayo de 2021.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí