LA HIDROVÍA TIETÊ – PARANÁ TAMBIÉN SE ENCUENTRA EN MEDIO DE UNA CRISIS HÍDRICA …PERO SE PREPARA PARA AFRONTARLA

Autor: Lic. Jorge López Laborde

La Hidrovía Paraná – Tietê (Brasil) pertenece a la Región Hidrográfica del Paraná y abarca los Estados de Paraná, Mato Grosso do Sul, Mato Grosso do Sul, São Paulo, Minas Gerais y Goiás estando influenciado socio – económicamente por los Estados de San Paulo, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul, Minas Gerais, Paraná y Goiás.

A continuación presentaremos cada una de las vías fluviales que las componen, los ríos Paraná y Tieté, basándonos, a tales efectos en una publicación realizada por Costa (1998):

  • El río Paraná se trata de un río de meseta con un declive representativo que es interrumpido por una serie de cascadas y rápidos que impiden la libre navegación. Nace en la Serra do Espinhaço y desemboca en el Río de la Plata tras recorrer una longitud total de unos 2.800 km, de los cuales algo más de 600 km corresponden al territorio brasileño donde existen cuatro represas destinadas al uso energético: Itaipú, Porto Primavera, Jupiá e Ilha Solteira y de las cuales Itaipú e Ilha Solteira aún no tienen esclusas (impidiendo la navegación continua). de navegación. En territorio brasileño los tramos navegables son los comprendidos desde la represa de Jupiá hasta la de Itaipú (685 km) y entre la represa de Ilha Solteira y la confluencia de los ríos Paranaíba y Grande.
  • El río Tietê nace en la Serra do Mar, Salesópolis (Estado de San Pablo) y recorre 1.150 km tramo en el que se desarrollan seis presas (todas ellas con esclusas): Três Irmãos, Nova Avanhandava, Promissão, Ibitinga, Bariri y Barra Bonita. En la década de los años 1950s, a efectos del uso múltiple de sus aguas, se idealizó una conexión con el río Paraná a través de la construcción del canal Pereira Barreto, haciendo innecesaria la construcción de esclusas en la represa de Ilha Solteira. De esta forma, el tramo desde el municipio de Conchas (Estado de San Pablo) y el río Paraná, con una longitud de 573 km, es navegable.

La Hidrovía Tieté – Paraná

     El río Paraná y sus esclusas                      El río Tietéy sus esclusas

Otros ríos que también conforman el sistema hidrográfico en consideración son:

  • El río Grande que nace en el interior de Minas Gerais y tiene una longitud de 1.300 km desemboca en el el río Paranaíba, que da origen al río Paraná; presenta nueve represas: Água Vermelha, Marimbondo, Porto Colômbia, Volta Grande, Igarapava, Jaguará, Estreito, Peixoto y Furnas que sólo se utilizan para obtener energía y, por lo tanto, no hay esclusas para la navegación. Actualmente, el río es navegable entre la confluencia del río Paranaíba, donde forma el río Paraná, con el río Paraná, hasta la presa de Água Vermelha.
  • El río Paranaíba nace en la Serra Mata da Corda, en el Estado de Minas Gerais y tiene una longitud de algo más de 1.000 km desembocando en el río Paraná en la confluencia con el río Grande y presentando cuatro represas (todas sin esclusas): São Simão, Cachoeira Dourada, Itumbiara y Emborcação. Originalmente se previó la navegación desde São Simão hasta la confluencia de los ríos ríos Grande y Paraná (en una extensión de 180 km) pero, debido a la ausencia de esclusas aguas arriba del embalse de São Simão, su navegación es casi inexistente.
  • El río Paranapanema nace en la Serra dos Agudos, en el Estado de São Paulo y tiene una longitud de casi 930 km desembocando en el río Paraná; a lo largo de su curso hay seis presas: Rosana, Taquaruçu, Capivara, Salto Grande, Xavantes y Jurumirim. Originalmente se previó la navegación desde la confluencia con el río Paraná hasta la presa de Rosana, en una longitud de 70 km, pero su potencial de navegación es actualmente inexpresivo (si bien puede llegar a alcanzar unos 610 km de longitud).
  • El río Iguazú nace en el Estado de Paraná, en la confluencia de los ríos Iraí y Atubá, en la ciudad de Curitiba (Estado de Paraná) y desemboca en el río Paraná; posee una extensión de más de 1.000 km y su explotación se centra únicamente en el sector energético presentando cuatro centrales hidroeléctricas: Governador Ney Aminthas de Barros Braga, Salto Caxias, Salto Santiago y Salto Osório. Su navegación se realiza de forma irregular siendo inexpresiva.
  • El río Ivaí nace en el Estado de Paraná, en la confluencia de los ríos Patos y São João y desemboca en el río Paraná, con una longitud total de 685 km y, si bien no hay represas, su navegación también es inexpresiva (aunque el tramo potencialmente navegable, desde el municipio de Doutor Camargo a Estado de Paraná – hasta su desembocadura en el río Paraná, alcanza con una longitud de 220 km.

El área de influencia de la Hidrovía Tietê – Paraná se centra en el Estado de São Paulo extendiéndose por los estados vecinos e incluyendo una parte considerable de Minas Gerais, Paraná y Mato Grosso do Sul además de tramos más pequeños en Goiás y Santa Catarina; dichas regiones son productoras de granos (principalmente soja y maíz), caña de azúcar y carga general.

Área de influencia de la Hidrovía Tieté – Paraná

Los trenes de barcazas característicos del sistema de vías navegables conformado por los ríos Tietê y Paraná, normalmente conocido como Hidrovía Tieté – Paraná, están compuestos por convoyes, con un calado de 2,7 m y en formación 2 x 2 + 1, compuestos por chatas en línea y un empujador cuyo conjunto alcanza una longitud total de 137 m.

De esta forma, actualmente se transporta una carga anual en el entorno de los 12,0 millones de toneladas que está compuesta, principalmente, por soja, maíz, caña de azúcar, madera, aceite, fertilizantes y abonos así como también materiales para la construcción (arena y grava).

Si bien durante el pasado mes de Mayo se habló de la inminencia del cierre del transporte de fluvial a través de la Hidrovía Tietê – Paraná, desde el Ministerio de Infraestructura (MInfra) se ha anunciado que este año la influencia de la sequía será mucho menor que la ocurrida durante la situación más severa de la historia (ocurrida durante el bienio 2014 – 2015) ya que – aunque la crisis del agua es ahora más intensa y la situación de los embalses más preocupante – se han realizado acciones que diferencian el momento actual del bienio 2014 – 2015 (cuando dicho corredor fluvial quedó prácticamente inutilizado):

  • En ese momento, la cuota de los embalses se bajó a 318 m y según Tarcísio Gómez de Freitas, nuestro ya conocido Ministro de Infraestructura del Brasil, «Hubo una reducción brusca para la navegación, en el pasado, sin medir las consecuencias» por lo que, ahora, en conversaciones con el Operador Nacional del Sistema Eléctrico (ONS) y la Agencia Nacional del Agua (ANA) se está considerando otra estrategia: «Queremos hacer una reducción más gradual de la cuota, sin ir directamente a los extremos».

La idea, según Tarcísio, es trabajar en «oleadas»: aumentar el caudal sólo en los días o momentos de mayor demanda del cauce y, con ello, sería posible extender la operación del sistema hasta la segunda semana de Agosto, ayudando en el flujo de la cosecha.

«Estamos totalmente alineados con el objetivo de ahorrar agua en los embalses. Es un ajuste operativo… Se está haciendo un estudio y estamos tratando de ver si podemos hacer esta navegación por olas, liberando agua en aquellos momentos que son más importantes para la navegación y donde vamos a tener un flujo de barcazas”; es decir, reteniendo el agua durante un cierto período del día y liberándola durante otro cierto período para, de esta forma, mantener la actividad de navegación.

De esta forma, la desmovilización gradual de la vía fluvial permitiría a los propietarios de la carga buscar otras soluciones, de forma más planificada y sin tanta prisa, negociando contratos con los operadores ferroviarios, por ejemplo.

  • El tramo central del Ferrocarril Norte – Sur (FNS), que fuera subastado en Marzo de 2019, fue inaugurado este año (2021) y ya se encuentra en funcionamiento. En la Hidrovía, la mayor parte de la carga transportada se recibe en São Simão (Estado de Goiás) y recorre 634 km por los ríos hasta Pederneiras (Estado de San Pablo) para, desde allí, salir en barcazas y seguir hasta el Puerto de Santos.

Rumo, la ganadora de la subasta y actual concesionaria del Ferrocarril Norte – Sur, ha puesto en funcionamiento, hace tres meses, tanto una terminal de carga en São Simão como el tramo ferroviario hasta la red paulista (que termina en el puerto) y, si bien no es una alternativa más barata que la vía fluvial, es mucho más ventajosa que el transporte por carretera.

  • «Esto demuestra claramente el acierto de haber mantenido la subasta Norte – Sur«, señala Tarcísio, quien recuerda que, en su momento, “hubo frentes de presión para aplazar el concurso e incluso con peticiones de requerimientos judiciales”.
  • No obstante lo anterior, a mediano y largo plazo resta resolver un importante dilema: “Si la vía navegable se enfrenta a restricciones operativas cada seis o siete años, los inversores (astilleros y empresas de cabotaje) y los clientes (productos agrícolas) se sentirán cada vez más inseguros en su uso y si las crisis de agua se convierte en una amenaza habitual, se perderá la confianza en el uso del sistema Tietê – Paraná (como alternativa para las próximas cosechas)”.
  • A efectos de disminuir dicho riesgo, al menos parcialmente, el gobierno ha prometido acelerar las obras de derrocamiento del “Pedral de Nova Avanhandava” (San Pablo), una obra iniciada en el año 2017 pero que fue detenida debido a diversas fallas del proyecto y que ahora, por Ley, se prevé reiniciar (con un presupuesto estimado en R$ 300 millones).

Si bien la prioridad es el ahorro de agua para la generación de energía, hay un esfuerzo para mantener la navegación en condiciones operativas y si esta última comprometiera el ahorro de agua, podría llegar a haber restricción de la navegación.

Según las palabras del Ministro, «Intentaremos hacerlo hasta el límite de lo posible. Hay una prioridad, que es ahorrar agua para poder tener energía. Y trataremos de ir al límite de lo que el modelado nos da en términos de seguridad. En cuanto consideremos que nuestro ahorro de agua para la generación de energía se verá comprometido, entonces podremos imponer una restricción a la navegación por la vía fluvial… Estamos haciendo un gran esfuerzo, utilizando lo mejor que tenemos en términos de simulación para tratar de mantener la navegación lo más posible…”.

En definitiva, si bien la sequía histórica es una mala noticia para el funcionamiento de la Hidrovía Tietê – Paraná, el panorama actual es mejor que el de la última crisis (2014 – 2015) y para la próxima sequía, si es que se produce, debería ser aún mejor.

Fuentes:

Costa, L. S. S. (1998). As Hidrovias Interiores no Brasil. Rio de Janeiro: Serviço de Documentação da Marinha.

Administracao Nacional de Transporte Aquaviario (2013). Plano Nacional de Integracao Hidroviaria: Bacía do Paraná – Tieté.

https://www.portosenavios.com.br/noticias/navegacao-e-marinha/hidrovia-tiete-parana-em-meio-a-crise-hidrica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí