El Brasil portuario a toda máquina

Situación Actual

A diferencia de lo que sucede en las administraciones portuarias del Río de la Plata, contaminadas por un alto grado de politización y voluntarismo, formulando grandes inversiones sin una justificación técnico – económica, el Gobierno de Brasil ha emprendido a “toda máquina” una serie de transformaciones de sus puertos tendientes a lograr una mayor participación privada por medio de inversiones y aportes a la gestión de las administraciones portuarias bajo la figura de concesiones y asociaciones público – privadas.

El sector público brasileño ha invertido en el dragado de sus puertos, complementando las inversiones en infraestructura y equipamiento realizadas por empresas privadas. De esta forma, Brasil cuenta con terminales de contenedores que ya pueden atender buques del tipo New Panamax de 366 m de eslora y 15,24 m (50 pies) de calado efectivo.

La terminal de contenedores más cercana al Río de la Plata es TECON Río Grande (compitiendo por cargas del sector pesquero del Sur de Argentina y de carne y arroz del Noreste de Uruguay); un poco más lejos, en Itajaí, están APM Terminals (Grupo Maersk) y, en la margen de enfrente, PORTONAVE (MSC) mientras que en Santos hay tres terminales de contenedores, de las mismas característica, que se encuentran concesionadas a mega – operadores mundiales.

TECON RG – Puerto de Río Grande            PORTONAVE – Complejo Portuario de Itajaí

Brasil Terminal Portuario – Puerto de Santos

El objetivo del Gobierno de Brasil es mejorar la competitividad del sector portuario con mayor competencia interna, mejores servicios, menores tarifas a las exportaciones y toma de decisiones basadas en criterios de rentabilidad económica y no política. Dichas acciones, sumadas al enorme volumen de carga brasileña, está generando un porcentaje creciente de “feederización” hacia el Río de la Plata ya que, para algunos tráficos, las navieras prefieren utilizar terminales de transbordo en Brasil.

La expectativa es que, a partir del próximo año, se realicen más inversiones con subastas de concesiones y privatizaciones.

En el segundo trimestre del año 2020, incluyendo puertos y terminales privados, Brasil manejó 286,4 millones de toneladas; es decir, el sector portuario no se detuvo durante 2020, colaborando con la economía brasileña. La expectativa para los próximos años es una previsión de inversiones en el sector portuario de, al menos, US$ 6 mil millones. Dinero que se invertirá en puertos administrados por las autoridades públicas, así como en terminales privadas. Los fondos provendrán de nuevas subastas y contratos.

«Tendremos un muy buen año, muy importante en cuanto a logros para el sector portuario», dijo el Ministro de Infraestructura, Tarcísio de Freitas. “Estamos creciendo en todos los puertos como resultado de la profesionalización de la gestión que se llevó a cabo y los puertos están logrando atender las demandas que vienen, especialmente de aquellos sectores más resilientes de la economía como el agroindustrial”.

Como destaca el brillante Ministro de Infraestructura de Brasil el crecimiento de los puertos viene dado por una gestión profesional que está a la altura de las empresas que operan en ese país; contrariamente, por estas latitudes, los cargos de relevancia en la gestión portuaria se asignan a políticos y sus correligionarios.

Sergio Aquino, presidente de la Federación Nacional de Operaciones Portuarias (FENOP), destacó el trabajo del Gobierno para continuar el trabajo, incluso durante el COVID–19. “Era absolutamente importante que se mantuvieran los flujos comerciales, que Brasil siguiera exportando para garantizar la balanza comercial y garantizar los flujos financieros, así como la importación de insumos y equipos para enfrentar la enfermedad. Los puertos continuaron funcionando las 24 horas».

Para que se hagan una idea, en el segundo trimestre de 2020, incluyendo puertos y terminales privados, el país manejó 286,4 millones de toneladas, lo que representa un crecimiento del 8% respecto al mismo período del año pasado, según el Boletín de Información sobre Vías Navegables de la Agencia Nacional de Transporte por Vías Navegables (ANTAQ).

Ranking Mundial

El sector portuario brasileño subió 13 posiciones en el ranking del Foro Económico Mundial en términos de eficiencia del servicio.

Otro índice que muestra avances en el sector es el premio Portos + Brasil del Ministerio de Infraestructura; por primera vez, se reconocieron las mejores prácticas en gestión y desempeño: la terminal de Paranaguá, en Paraná, ganó en dos de las cuatro categorías habiéndose evaluado rubros tales como ejecución de inversiones, crecimiento de movimientos y ganancias.

Subasta y Desestatización

En diciembre, el Ministerio de Infraestructura recaudó un total de US$ 18 millones a través de la subasta de los terminales portuarios ubicados en Alagoas, Bahía y Paraná (que atraerán más de US$ 80 millones en inversiones) mientras que el 17 de diciembre pasado, el Gobierno Federal aprobó la consulta pública sobre los estudios del proyecto de privatización de los puertos de Vitória y Barra do Riacho, gestionados por la Companhia Docas do Espírito Santo (CODESA) estando los documentos disponibles, para consulta y contribuciones, en el sitio web de ANTAQ, desde el 28 de diciembre.

Según el Ministerio de Infraestructura, es el primer proyecto de privatización de puertos públicos implementado en Brasil. La idea es trasladar al sector privado, que ya opera en las operaciones portuarias, la gestión de infraestructuras y áreas públicas, aportando mejoras operativas y la calidad de los servicios prestados, además de una mayor agilidad y capacidad para las inversiones necesarias.

UNA REFLEXIÓN PARA URUGUAY

La Ley de Puertos de Uruguay, Ley N° 16.246 de 1992, fue, sin lugar a dudas, un cambio cualitativo sumamente importante para sacar al puerto de Montevideo de su estancamiento y calificación de “puerto sucio” pero, al presente, está camino a cumplir 29 años y no puede transformarse en una especie de “Maracaná Portuario”; en atención a las cambiantes realidades comerciales de la región y del mundo, es necesaria una actualización de la misma, permitiendo el funcionamiento de cada puerto con una mayor autonomía.

Sin embargo, muchos de los integrantes de la “comunidad portuaria” son reacios a mejorar la Ley de Puertos, defendiendo un “status quo” que tal vez beneficie intereses particulares pero que, sin dudas, es muy negativo para los puertos “departamentales” (Juan Lacaze, Colonia, Nueva Palmira, Fray Bentos y Paysandú) que necesitan urgentes transformaciones que no pueden ser resueltas desde oficinas en Montevideo y menos con visitas oficiales donde se hacen promesas al mejor estilo de las campañas electorales.

Cada puerto “departamental” requerirá un tratamiento particular, en función de su demanda potencial y sus características, pero, en todos los casos, deberán contar con una gestión descentralizada de perfil privado, donde la Administración Nacional de Puertos (ANP) participe – o no – de la sociedad administradora, pero siempre en minoría, con mayoría de capitales privados.

Elaborado con información extraída de: www.informativodosportos.com.br

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí