BREVES COMENTARIOS A LA RESOLUCIÓN A.1079 (28) SOBRE RECOMENDACIONES PARA LA FORMACIÓN Y TITULACIÓN DEL PERSONAL DE LAS UNIDADES MÓVILES QUE OPERAN MAR ADENTRO

Autor: Alfonso J. Alvarado Rico (Abogado, Especialista en Derecho Marítimo)

En virtud de la importancia en la formación del personal y a los accidentes ocurridos en las unidades móviles de perforación mar adentro, creemos de pertinencia la revisión de la Resolución A. 1079 (28), adoptada el 4 de Diciembre del año 2013, por la asamblea de la Organización Marítima Internacional (OMI) en su Vigésimo Octavo periodo de sesiones por Recomendación realizada por el Comité de Seguridad Marítima (CSM) en su 92º periodo de sesione que resalta que: a) el personal que labora en el área costa afuera está en condiciones potencialmente peligrosas, teniendo más posibilidades de protegerse a sí mismo y a los demás,  en caso de emergencia, siempre y cuando tenga una debida formación; y b) la necesidad de que este personal este formado, competente y apto en lo referido a la seguridad marítima y la sensibilización sobre protección marítima, ambiental y preparación para casos de emergencia.

Reseñamos brevemente el contenido de esta resolución y realizaremos algunos comentarios a su respecto.

En su ámbito de aplicación, establece que dichas recomendaciones constituyen una norma internacional para la formación del personal que se desempeña en esta área, a fin de garantizar niveles adecuados de seguridad de la vida humana, los bienes en el mar, de sensibilización sobre la protección marítima y de protección del medio marino.

Es importante tener presente que lo dispuesto en estas recomendaciones no van en detrimento de los derechos que tienen los Estados ribereños, en virtud del derecho internacional, de establecer sus propias reglas en materia de formación, competencia y titulación del personal a bordo de las unidades de perforación mar adentro, incluyendo también todas las unidades dedicadas, o que tengan intención de dedicarse, a explorar, producir o explotar, conservar o gestionar los recursos naturales en aquellas partes del fondo marino, incluido el subsuelo, y las aguas suprayacentes a los fondos marinos que estén bajo la jurisdicción de dichos Estados ribereños.

En los términos y definiciones, resaltamos los conceptos más importantes:

  • Administración: El Gobierno del Estado cuyo pabellón tenga derecho a enarbolar la unidad de perforación mar adentro.
  • Administración del Estado ribereño: El Gobierno del Estado ribereño en el que las unidades móviles de perforación mar adentro puedan estar dedicadas a las actividades costa afuera de los fondos marinos o de su subsuelo adyacente a la costa sobre la cual el Estado ribereño ejerza derechos soberanos a los efectos de la exploración y explotación de sus recursos naturales.
  • Título de competencia: Es el emitido y/o refrendado por la Administración en relación con el personal mar adentro, de conformidad con lo dispuesto en las recomendaciones, habilitando a su titular legítimo a desempeñar el cargo y cumplir las funciones adecuadas al nivel de responsabilidad especificado en dicho título.
  • Certificado de suficiencia: Título, distinto del título de competencia, que se expide a miembros del personal mar adentro, en el que se da fe de que se cumplen los requisitos pertinentes de formación, competencia o servicio marítimo estipulados en las recomendaciones.
  • Compañía: El propietario de la unidad móvil que opera mar adentro o cualquier otra organización o persona, pudiendo ser el gestor naval o el fletador a casco desnudo que recibe del propietario la responsabilidad de explotar la unidad y, al hacerlo, acuerda asumir todos los cometidos y responsabilidades derivados de las recomendaciones.
  • Unidad móvil de perforación mar adentro: Toda unidad apta para realizar operaciones de perforación destinadas a la exploración o explotación de los recursos naturales del subsuelo marino, tales como hidrocarburos líquidos o gaseosos, azufre o sal.
  • Unidades móviles que operan mar adentro: Naves cuyo emplazamiento se puede cambiar fácilmente y que pueden ejercer una función industrial que entrañe operaciones mar adentro, distintas de las desempeñadas tradicionalmente por los buques sujetos a lo dispuesto en el Capítulo I del Convenio SOLAS, 1974. En este punto mencionaremos, brevemente, algunos tipos de estas unidades: unidad estabilizada por columnas, unidad sin propulsión propia, unidad auto elevadora, unidad autopropulsada, unidad sumergible y unidad de superficie.
  • Modalidad operacional: La condición o forma en que pueda operar o funcionar una unidad, hallándose ésta en el lugar de trabajo o en tránsito, siendo sus modalidades: a) Condiciones Operacionales, cuando una unidad se encuentra emplazada para efectuar operaciones de perforación y producción; b) De supervivencia, cuando una unidad está sometida a cargas ambientales superiores a las estipuladas en el manual de operaciones de la unidad; c) De tránsito: cuando una unidad se está desplazando de un punto geográfico a otro; y, por último, d) De operaciones combinadas, las realizadas en asociación con, o muy cerca de, otra unidad móvil que opera mar adentro y en las que las condiciones de la otra unidad o instalación pueden tener un efecto inmediato sobre la seguridad de la unidad (por ejemplo, una unidad móvil de perforación mar adentro atracada a una plataforma fija).
  • Cuadro de obligaciones: El establecido por un convenio internacional o recomendación que sea aplicable a la unidad; de no ser aplicable ningún convenio o recomendación, en su defecto se elaborará un cuadro de obligaciones análogo con información esencial sobre las medidas que se habrán de tomar en caso de emergencia y que especialmente indique el puesto a que cada persona deberá acudir y los cometidos que deberá desempeñar, entre ellos la designación de responsabilidades concretas para la seguridad de los demás.
  • Director de instalación mar adentro: La persona competente, titulada de conformidad con lo dispuesto en las recomendaciones, al que la compañía ha designado por escrito para gestionar las actividades mar adentro de la unidad móvil que opera costa afuera.

Uno los puntos más resaltantes contenido en la resolución, es el referido a las responsabilidades asumidas por el personal y las compañías, las mismas son responsables de asegurar que su personal, en el desempeño de sus funciones, cumpla plenamente las normas establecidas en las recomendaciones, dando instrucciones por escrito a la persona a cargo especificando los procedimientos a seguir (como por ejemplo: entregar o facilitar documentación apropiada a todo personal laborando en las unidades móviles operando costa afuera, indicando que se ha recibido la debida formación a tiempo, en concordancia a la norma y, si es el caso, con arreglo al convenio de formación, llevando una unidad de registros de formación).

La compañía debería asegurarse que el personal responsable de la capacitación, formación y evaluación de competencia de todo el personal capacitado en la unidad mar adentro, esté debidamente calificado para el tipo y nivel de formación requerida para el nivel de categoría a desempeñar. Es importante señalar que toda la tripulación marítima debería recibir instrucción a bordo sobre los casos de emergencia que pueden ocurrir, considerando el tipo de unidad móvil en la que prestan el servicio.

Respecto a las categorías de personal de las unidades móviles, es pertinente detallarlas:

  • Categoría A: Visitantes y personal especial, no asignado de modo regular, que permanecen a bordo durante un periodo limitado de tiempo, no superior a tres días, y que no tenga tareas relacionadas con el funcionamiento normal de la unidad.
  • Categoría B: Otro personal especial sin responsabilidad concreta en cuanto a la seguridad, la protección y la supervivencia de los demás tripulantes.
  • Categoría C: Personal especial asignado de modo recurrente y con responsabilidad determinada en cuanto a la seguridad, la protección y la supervivencia de los demás tripulantes.
  • Categoría D: Miembros de la tripulación marítima.

En el contenido de la Resolución se establece la instrucción de familiarización, que debe recibir cada grupo de personal según su Categoría, resumiendo parte de la misma, tenemos que las Categorías B,C y D deberían recibir formación orientada a la actividad mar adentro, instrucción completa en técnicas de supervivencia personal, de seguridad en el trabajo y de protección, para así lograr el desempeño esperado por las compañías operadoras y autoridades marítimas estando capacitados para: comunicación a bordo, entender símbolos y signos de seguridad,  abandono de la unidad, reconocimiento de tipos de alarma, identificación de puestos de reunión, vías de evacuación, tomar medidas al encontrarte con un accidente o emergencia médica, comprender la estructura organizativa y cadena de mando de la unidad ( entre otros aspectos).

Mientras que, en cuanto la instrucción de sensibilización sobre protección, deberían recibir formación para obtener conocimientos relacionados con la unidad móvil y tareas asignadas, pudiendo así, potenciar la protección marítima. (Categorías B, C y D).

También se desarrolla un punto, para la formación del personal asignado de modo regular, tripulación marítima y demás personal especial que debería recibir formación en supervivencia personal, prevención y lucha contra incendios, primeros auxilios, seguridad personal y responsabilidades sociales y la formación e instrucción de sensibilización sobre la protección, las cuales son desarrolladas en la Resolución; dicha formación se facilitará en tierra y/o a bordo de la unidad, por personal competente y experimentado, según la pertinencia.

En cuanto a la formación especializada, la misma debería impartirse al personal de Categorías C y D, acorde con las obligaciones asignadas a cada cual, según lo estipulado en el cuadro de obligaciones, siendo el caso para: encargados de las embarcaciones de emergencias, los asignados a los botes de rescate rápido, encardados de la unidad mar adentro, encargados a prestar servicios de primeros auxilios, el personal que tienen asignaciones de protección, cuidados médicos, competencias en sistemas de posicionamiento dinámico, entre otras formaciones.

Existe también la formación especializada y competencia del personal clave; dicho personal debe contar con los conocimientos, competencia, aptitudes y experiencia para garantizar el funcionamiento sin riesgos de la unidad. Entre estos cargos tenemos: Director de instalación mar adentro, Supervisor de gabarra, Operador de control de lastre y Supervisor de mantenimiento.

La resolución hace mención a lo relativo a la aptitud de servicio, donde los Administradores (el Gobierno del Estado cuyo pabellón tenga derecho a enarbolar la unidad de perforación mar adentro) deberían instar a las compañías a que se familiaricen a todo su personal mar adentro (Categorías A, B, C y D) con los requisitos, principios y orientaciones estipulados en las recomendaciones, así como también instar a las compañías a que se determinen medidas adecuadas para evitar el consumo de drogas y alcohol.

De la misma forma menciona lo referente con el tema del descanso y la fatiga, como por ejemplo: el personal responsable de seguridad, protección o prevención de la contaminación, estableciendo periodos de descanso de, por lo menos, 10 horas en periodos de 24 horas.

Establece también, en unos de sus Apéndices, guías para contribuir a la elaboración de un programa eficaz de ejercicios y prácticas de formación, registro y evaluación para le respuesta básica en emergencias.

A criterio del autor del presente artículo, a lo largo de la Resolución se precisa el espíritu de las recomendaciones a la Administración, por parte de la Organización Marítima Internacional (OMI), instando a los Gobiernos a implementar el contenido de la misma; por consiguiente, es requisito ”sine qua non” contar con el apoyo de la Administración así como, también, con institutos de formación y con el compromiso de las compañías operadoras con licencias para desarrollar las actividades off – shore o mar adentro, tanto empresas públicas o privadas, incluyendo las actividades asociados o conexas, y otros participantes para la consecución de los objetivos plateados; por consiguiente nos atrevemos a afirmar la existencia de una responsabilidad compartida entre la Administración, las compañías operadoras y los institutos de educación en el ámbito mar adentro.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí